Vivir sin trabajar y encima ser millonario

Esta podría ser unas de las muy pocas claves para vivir sin trabajar. O, mejor dicho, para que tu trabajo sea el mejor trabajo del mundo.

https://www.instagram.com/doyoutravel/

https://www.instagram.com/doyoutravel/

Se trata de una pareja de jóvenes

que viajan por el mundo todo el año y no hacen nada más que pasarla bien y posar para la cámara. Y como si esto fuera poco, además les pagan por hacer esto que hacen, que es nada.

Nada de nada.

Ellos son Jack Morris y Lauren Bullen. Son bellos, eso dicen, y fotogénicos a más no poder, la cámara los ama e Instagram los idolatra. En realidad, son los millones de seguidores que cada uno tiene en sus cuentas los que los idolatran.

Jack y Lauren han visitado unos 45 países, han visitado verdaderos paraísos sin dejar de forrarse de dinero. ¿Cómo puede esto ser posible? Bueno, resulta que al tener tantos seguidores, las grandes marcas se han dado cuenta del potencial de esa audiencia cautiva. Entonces, les pagan dinero por promocionar sus productos de manera subrepticia.

Los jóvenes alpedistas detentan unos 2,2 millones de seguidores en sus cuentas @doyoutravel y @gypsea_lust.

“No publicamos una foto por menos de 2.800 euros. Lo más que me han pagado por una han sido 8.500 euros. Una compañía telefónica me pagó por subir cinco fotos a Instagram 33.000 euros”, ha dicho el joven Morris al diario El País.

Jack Morris es un británico de 24 años que antes de forrarse en Instagram trabajaba como limpiador de alfombras en Bangkok. Lauren Bullen es australiana y tiene 24 años también. Ella era la ayudante de un dentista. Ambos son aficionados a la fotografía, como todo el mundo, claro. Se conocieron el año pasado en Fiji, donde seguramente tuvieron la genial idea de montar este circo, luego de hacer el amor.

Aseguran que todas las fotografías que publican en sus cuentas las hacen ellos mismos. Cuando ambos salen la foto, se ayudan con un trípode y utilizan un método muy ingenioso: el temporizador o función timer.



Jack y Lauren encarnan el sueño de todo ser humano, y son una muestra más de que el mundo siempre está mejorando, a pesar de que todavía haya en la tierra millones de pobres e indigentes. Bien por ellos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *