Cómo cocinar kale o col kale

El kale es un vegetal que cada día gana más fama en el mundo de la gastronomía. Muchos leyeron o escucharon hablar de sus fabulosas propiedades y de que se trata de un súperalimento, pero pocos saben cómo cocinar kale. De hecho, pocos han visto alguna vez una planta de kale. En este artículo te contaré qué es la kale, por qué es un súperalimento, de dónde viene y cómo cocinarla.

Kale, by terren in Virginia (CC) https://www.flickr.com/photos/8136496@N05/2215084299/in/photolist-4nJToB-dBPSQ2-76T3Vr-bziRtn-oRehK5-4V31Wo-4socRe-6c7XmD-64CMtR-4TYPzS-5he8LA-pq53Z9-94D5kj-7dgW6j-bwQS2z-4PjT9P-5s93dr-pw6fXC-HDbXAQ-pT8AQF-pEGujZ-bXmiHX-6P1z47-oTSSgx-7SsnUJ-gpYRPz-jwxxUw-5CiHgm-bnuBBq-7urdAp-6nSzXZ-a8koiz-pwgR6s-divNzL-bP3jQ-h87uJ-7yrB7-8MFDHF-bXfJM2-8YjgNR-5LfJqb-5KPDDb-hAJcDa-RV2NFh-pUy4t-4Fn8MJ-ao7Pbh-8YnjtJ-8YnjKw-9BiswQ/

Kale, by terren in Virginia (CC)

La verdad es que el kale no es nada más ni nada menos que una cole rizada o cole crespa, o sea, se puede cocinar kale igual que se cocina cualquier otra cole. Cole kale es el nombre de la Brassica oleracea var. Sabelica L. Estados Unidos es el país donde más difundida está la kale.



Origen de la cole kale

La kale proviene del norte de Alemania. De acuerdo con diversos artículos, el kale se cultiva mayoritariamente en el norte de Europa y en el noroeste de Norteamérica. Necesita clima frío para ser cultivada. Y suele ser recolectada en pleno invierno.

La kale es un súperalimento

La cole kale está considerada un súperalimento por su alto contenido de vitamina C (100mg/100g), A, calcio y β-caroteno, además de tener un alto contenido de fibra.

Cómo cocinar kale

Las dudas acerca de cómo cocinar kale giran en torno a ¿la preparo como ensalada?, ¿hay que cocinarla?, ¿se come entera?, ¿hay que cortarla de alguna manera en especial?, ¿hay que cocinarla al vapor?
Lo primero que vamos a decir es la kale se puede comer cruda o cocida, como toda cole.

Si queremos aprovechar los nutrientes que nos entrega este súperalimento, la recomendación es comer kale cruda, aunque no es tan agradable ya que su hoja presenta asperezas y rugosidades. Algunos la remojan y la masajean un poco, luego la dejan reposar, para ablandarla.

En sus variantes cocidas, se las puede hacer de todas las formas conocidas, como cocinarla al vapor, sofreírla, saltearla, hervirla.

Sea cual fuese la manera en que cocinemos la kale, es importante destacar que la primera vez que la probemos, es casi fija que no nos guste. Muchos dicen que tiene la textura de una cartulina. No sé, la verdad es que yo nunca mastiqué cartulina, pero tampoco es tan difícil imaginarse cómo sabe la cartulina en la lengua.




Muchos sitios especializados en cocina recomiendan que la primera vez que la comamos, cocinemos la kale al vapor, para luego pasarla por la sartén. Ojo al piojo que lo de cocer la kale primero al vapor es sólo una opción, hay quienes la meten directo a la sartén.

Y para responder la pregunta de cómo cocinar kale, que lo más prpobable es que se refiera a cómo comer la kale, puede decirte que el secreto es integrarla a tus platos favoritos. No hay límites, como con cualquier otro alimento.

La verdad, que la mejora manera de entrarle a la kale es de la mano de un alemán, ya que son los más tradición tienen en la preparación de este alimento, que forma parte de muchos de sus platos tradicionales.

Acá les dejo una receta de Chucrut morado con kale, fermentado, que tomé del sitio Salud Casera  y que me pareció muy sencilla:

Ingredientes

  • Atado de Kale o col rizada 1
  • Repollo Verde 1
  • Repollos morados 2
  • Paquete de iniciador (probióticos) 1
  • Miel 1 cucharada

Herramientas

  • Procesador
  • Jarra de vidrio con cierre hermético a presión
  • Una ensaladera profunda de vidrio
  • Cuchara de madera

¡A cocinar!

Primero, hay que lavar y escurrir los vegetales. Reservar 1 hoja de repollo. Luego, diluimos el iniciador en 1/4 de taza de agua tibia agregamos la miel. A continuación rebanamos los repollos en el procesador, y pasamos el resultado a la ensaladera de vidrio, reservamos. Cortamos el kale con las manos o con cuchillo de cerámica o teflón, y lo agregamos al repollo. A esta mezcla la removemos y luego separamos dos tazas que las pasamos al procesador y le agregamos una taza y media de agua, procesamos. Vertemos el resultado al resto de las coles que quedaron en la ensaladera de vidrio. Removemos hasta que se mezcle bien. Agregamos el agua del iniciador. Removemos todo, bien, hasta que esté todo empapado y mezclado. A toda esta mezcla la pasamos a la jarra y presionamos bien todo hacia el fondo hasta que el líquido ascienda y haya mojado toda la mezcla. Tenemos que dejar entre 5 y 10 centímetros libres, porque al fermentar, la preparación crece. Antes de cerrar, cubrimos con la hoja de repollo que habíamos reservado, se tiene que empapar con el líquido también. Cerramos la jarra a presión. Cubrimos la jarra con un repasador y la dejamos en un lugar oscuro y fresco. Debe reposar así por mínimo tres días.



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *