7 claves para triunfar en el trabajo o los 7 hábitos que debés corregir si querés ser popular en la oficina

Te voy a contar cuáles son las 7 claves para triunfar en el trabajo.

Es un artículo en el que vamos a recalentar un refrito del diario argentino Clarín.com, basado en los estudios de Rosalinda Randall. que presenta una descripción de hábitos molestos en el ámbito de una oficina. Ellos hablan de 12. A nosotros nos parece que sobran varias. Es una faena y ¡qué faena! A por ellos.


No ser negativo todo el tiempo.

En las oficinas uno de los sujetos más odiados es el nihilista. Ser negativo todo el tiempo solo contribuirá a que piensen en ti como una persona poco colaborativa. Está probado que aquellos que a cualquier pedido siempre responden “me parece que así no va a funcionar”, “no entiendo para qué me piden esto”, “esto es un error”, etcétera, en realidad no quieren trabajar y se protegen tras una coraza de aparente superioridad intelectual. En el corto plazo, esta estrategia te puede funcionar, pero a la larga, olvídate, todos opinarán que no eres tan inteligente, que simplemente eres un vago.

No ser puntual

Llegar a horario es un aspecto clave en todo trabajo. Es un “momento de la verdad”: puede que todo lo hagas bien, pero si no estás cuando te necesitan, chau. Es que no sólo es un tema de eficiencia, sino de etiqueta.

“La conducta profesional es llegar a tiempo, ni antes ni después, tal como lo demás están esperando”, según explica la experta en protocolo Rosalinda Randall. Esto es crítico. Ni tarde ni temprano. Puntual. En la Argentina hay un dicho hermoso: al pedo pero temprano.

https://www.flickr.com/photos/sukiweb/6443352849/in/photolist-aPnSjv-fxSKGn-91UMdM-fxSLnp-9yhP5q-dvDAs4-8wSNKE-PUdgXm-2LGJBx-72SbyY-6fTuxu-7NFhet-cVouBs-t8HLo-gadq9-4wmEuB-9pQi7o-p8yiBq-4CNB4h-8Kphs-EfWxMg-8oG7LA-9ZWHKt-nS2Sbb-oPdNsi-55ZbgM-upZDo-5CJjHf-aoncoM-nrWczx-9ZWHbZ-2zTJz8-9ZWTpB-3KBMwZ-gnTbHZ-naqZRu-83oAza-9ZZK7U-narESL-bt1P8A-hEA26j-4L7c7o-xCc78-CzfLLT-fJzNet-ffsPWc-e6gu2-66MjKC-5u88sE-QW2mqn

En mi mesa de trabajo, by David Martín :: Suki_ ::

Los alemanes suelen llegar “elegantemente tarde”, pero se trata de una tardanza de 5 minutos máximo. Esa elegancia no puede ser reiterada. En la Argentina, quizá el país más desordenado del mundo, la puntualidad suele tener una tolerancia de hasta 15 minutos. Olvidate de seguir el ejemplo de los argentinos, salvo que quieras que te tomen por arrogante.

No mentir acerca de que estás enfermo para faltar

Más de uno ha pergeñado esto de hacerse pasar por enfermo cuando no lo está con tal de faltar un día al trabajo. Señores, no se miente. Además, todo vuelve. Si mientes acerca de una enfermedad, lo más probable es que luego te enfermes de verdad el día de tu primera cita.

Además, este tipo de mentiras suele ser el más fácil de desentrañar y tus colegas te odiarán de saber que estás haciendo esto. Se trata de una verdadera falta de respeto. No mientas. Punto.

No ser ordenado ni limpio

Esos mismos que arrojan papaeles y envoltorios a través de la venta de su auto cuando viajan, son los mismos que luego esparcen por su escritorio los restos de frutas, vasitos de café enmohecidos, pañuelitos de papel usados, hechos bollitos… En caso de que no puedas mantener tus alrededores más o menos presentables, la gente comenzará a hablar mal de ti.
Y recuerda, como hueles eres.

No ser humilde o no mostrarse tan inteligente

Siempre se supo, los pedantes son los que más fácil consiguen enemigos. Nadie los banca. El típico pedante se la pasa interrumpiendo porque quiere impresionar. Para todo tiene un comentario. La pedantería es un los grandes males de las oficinas. Generalmente, los pedantes son además lametrastes de los jefes, sopladores encubiertos y malos tipos.

No ser reservado

Las personas que se la pasan ventilando sus intimidades suelen ser muy mal vistas por sus compañeros, porque aquéllos suelen ser emocionalmente inestables. Hay tipos a los que les encanta hablar mal de su suegra todo el tiempo, contar cómo le gusta y cómo no le gusta. Incluso están esos que además de pedirte el oído para largarte toda su perorata, solicitan tu opinión sobre si aceptar o no el perro que amorosamente le regaló tu hermano a tu hija.

También están los que gozan de hacer chistes y bromas. Son los mismos que se la pasan chismorreando. Son los mismos que se sienten orgullosos de ser homofóbicos. Esta actitud puede ser decodificada como una actitud pasivo-agresiva. Lo más probable es que tus compañeros, más vale temprano que tarde, terminen hablando muy mal de vos.

Usar mucho el teléfono para cuestiones personales

Hay muchos que creen que al hablar todo el tiempo con la madre o la mujer por teléfono es normal. Están equivocados. Es muy poco profesional hablar por teléfono o chatear por Facebook o Whatsapp por asuntos extralaborales en horas de trabajo. El que no lo entienda, que se vaya despidiendo de su carrera profesional.

Espero que te hayan gustado estos consejos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *