10 frases de René Favaloro

René Gerónimo Favaloro fue un cardiocirujano argentino y también educador. Fue y es reconocido mundialmente por haber inventado y desarrollado el bypass coronario (cirugía de revascularización coronaria).

Estudió medicina en la Universidad de La Plata, fue miembro activo de la CONADEP (Comisión Nacional por la Desaparición de Personas) y escribió varios libros, entre ellos Tratamiento quirúrgico de la arteriosclerosis coronaria (1970), Recuerdos de un médico rural,autobiografía (1980), Don Pedro y la educación, entre otros.

Además participó en varias sociedades, siendo miembro activo de 26 en total. Recibió diversos premios a lo largo de su carrera, entre los que se encuentran el premio John Scott de 1979, la creación de la Cátedra de Cirugía Cardiovascular “Dr René G. Favaloro”; la distinción de la Fundación Conchita Rábago de Giménez Díaz (1982); el premio Maestro de la Medicina Argentina (1986), entre muchos otros. Además, se suma a esto la creación de la Fundación Favaloro para la Docencia y la Investigación Medica en el año 1975.

Durante la crisis del 2000, su fundación se vio en problemas por deudas que el PAMI mantenía con ella, lo cual lo arrojó a un estado de crisis personal y decidió quitarse la vida el 29 de julio de ese año, a la edad de 77 años.

Estas son 10 frases memorables que el célebre médico y educador argentino nos dejó:

1- Debe entenderse que todos somos educadores. Cada acto de nuestra vida cotidiana tiene implicancias, a veces significativas. Procuremos entonces enseñar con el ejemplo.

2- Los progresos de la medicina y de la bioingeniería podrán considerarse verdaderos logros para la humanidad cuando todas las personas tengan acceso a sus beneficios y dejen de ser un privilegio para las minorías.

3- Ha llegado la hora de trabajar con humildad y modestia verdaderas. Hay que aprender a no marearse con las alturas de la montaña. En la montaña de la vida nunca se alcanza la cumbre.

4- Si no tomamos conciencia del desastre ecológico que el hombre ha desatado en nuestro planeta -la Argentina no queda excluida- las consecuencias serán terribles. Todos debemos comprometernos a luchar sin descanso por la rehabilitación del aire, el agua y la tierra.

5- Todos somos culpables, pero si hubiera que repartir responsabilidades las mayores caerían sobre las clases dirigentes. ¡Si resurgiera San Martín caparía a lo paisano varias generaciones de mandantes!

6- Vivo enraizado con mi país. Pero quizás por mi devoción a San Martín, Bolívar, Sucre y Artigas a veces sufro más como latinoamericano que como argentino, a pesar de estar machimbrado con mi tierra.

7- Es necesario insistir una vez más que si no estamos dispuestos a comprometernos -principalmente los universitarios- a luchar pos los cambios estructurales que nuestro país y toda Latinoamérica demanda -principalmente en educación y salud- seguiremos siendo testigos de esta sociedad injusta donde parece que el tener y el poder son las aspiraciones máximas.

8- En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales; entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad.

9- Estoy absolutamente seguro de que el cambio de rumbo sólo puede lograrse a través de la enseñanza. Sus objetivos principales son: Consolidación de los principios éticos del hombre, profundización de la democracia, construcción de la identidad nacional y unidad latinoamericana, generalización de la justicia social, transformación económica con elevación de los índices de productividad y mayor equidad distributiva.

10- A mi entender lo que más debe preocuparnos es volver a despertar en los niños y en los adolescentes los valores humanísticos esenciales, sin los cuales poco importa su capacitación técnica o profesional.

Comentarios a esta nota

También te podría gustar...